';
FSA_LOGO
PROYECTOS  |  NOTICIAS  |  ESTUDIO  |  CONTACTO
CASA ZARID
TARIFA, CÁDIZ

Ubicada en la Playa del Cabo de Plata, conocida como la Playa de los Alemanes en la costa Andaluza de Tarifa, se encuentra un lugar en desnivel con una vista horizontal sobre el océano Atlántico.

Para optimizar la visión sobre el paisaje se entrelaza una serie de espacios esbeltos que se adaptan a la topografía descendente. Cada una de estas piezas se deposita media planta por debajo de la anterior, así su disposición alterna permite a todos los espacios tener una visión directa sobre la playa.

Esta forma de agregación minimiza la presencia en el paisaje, y se ajusta a la pendiente como una suerte de escalera. Un sistema de bancales que produce unos interiores pasantes. Al suroeste se encuentran las vistas, al nordeste aparecen unos patios acotados y ajardinados que gracias a las ventilación natural mitigan los días de calor y ayudan a refugiarse de los vientos que caracterizan a Tarifa.

El programa se organiza en seminiveles, cada pieza es un uso diferenciado del programa. La habitación principal se encuentra arriba, media planta después se dispone la zona de día en una cota intermedia, descendiendo las habitaciones…

En el punto de intersección entre las piezas se ubica el núcleo de comunicaciones, con escaleras de trazado suave, casi rampas. Este espacio central propone un recorrido a través de espacios con una gran heterogeneidad espacial, un paseo que permite continuar por las cubiertas generando la ficción de un bucle, un paseo que podríamos imaginar que no tiene limites.

CASA ZARID
TARIFA, CÁDIZ

Ubicada en la Playa del Cabo de Plata, conocida como la Playa de los Alemanes en la costa Andaluza de Tarifa, se encuentra un lugar en desnivel con una vista horizontal sobre el océano Atlántico.

Para optimizar la visión sobre el paisaje se entrelaza una serie de espacios esbeltos que se adaptan a la topografía descendente. Cada una de estas piezas se deposita media planta por debajo de la anterior, así su disposición alterna permite a todos los espacios tener una visión directa sobre la playa.

Esta forma de agregación minimiza la presencia en el paisaje, y se ajusta a la pendiente como una suerte de escalera. Un sistema de bancales que produce unos interiores pasantes. Al suroeste se encuentran las vistas, al nordeste aparecen unos patios acotados y ajardinados que gracias a las ventilación natural mitigan los días de calor y ayudan a refugiarse de los vientos que caracterizan a Tarifa.

El programa se organiza en seminiveles, cada pieza es un uso diferenciado del programa. La habitación principal se encuentra arriba, media planta después se dispone la zona de día en una cota intermedia, descendiendo las habitaciones…

En el punto de intersección entre las piezas se ubica el núcleo de comunicaciones, con escaleras de trazado suave, casi rampas. Este espacio central propone un recorrido a través de espacios con una gran heterogeneidad espacial, un paseo que permite continuar por las cubiertas generando la ficción de un bucle, un paseo que podríamos imaginar que no tiene limites.