';
FSA_LOGO
PROYECTOS  |  NOTICIAS  |  ESTUDIO  |  CONTACTO
THE STONE ATELIER
VALENCIA

The stone atelier es un espacio en el conviven tres actividades.

Por una parte, es un espacio expositivo para la empresa Stonehegen que muestra piedras de todo el mundo. El crómlech británico que inspiró la marca sirve como referencia para trazar la geometría del local. Un mobiliario circular en cuyo interior podemos descubrir las distintas piedras naturales. De esta forma, las numerosas tonalidades de mármoles, cuarcitas… no se contaminan entre ellas pudiendo focalizar la atención en el material que se observa. El espacio se muestra aparentemente vacío, neutro, blanco, donde poder encontrar escondidas las distintas piedras, algunas de ellas semipreciosas.

Los materiales se ordenan siguiendo la gama cromática. De forma concéntrica, igual que en la construcción del neolítico, se ubica una confortable sala de reuniones tapizada íntegramente en color negro.

Se utiliza también el local como espacio expositivo, en él se muestran las piezas de mobiliario desarrolladas teniendo como protagonista la piedra natural.

El tercer uso del espacio consiste en albergar unas oficinas de la marca.

La iluminación natural está tamizada mediante lucernarios, y la artificial ayuda a interpretar la geometría del local que se dibuja en el techo.

El proyecto continúa con la apertura de espacios con los mismos valores en varias capitales europeas, empezando en este caso frente al edificio modernista del Mercado Colón de Valencia, del arquitecto Demetrio Ribes.

THE STONE ATELIER
VALENCIA

The stone atelier es un espacio en el conviven tres actividades.

Por una parte, es un espacio expositivo para la empresa Stonehegen que muestra piedras de todo el mundo. El crómlech británico que inspiró la marca sirve como referencia para trazar la geometría del local. Un mobiliario circular en cuyo interior podemos descubrir las distintas piedras naturales. De esta forma, las numerosas tonalidades de mármoles, cuarcitas… no se contaminan entre ellas pudiendo focalizar la atención en el material que se observa. El espacio se muestra aparentemente vacío, neutro, blanco, donde poder encontrar escondidas las distintas piedras, algunas de ellas semipreciosas.

Los materiales se ordenan siguiendo la gama cromática. De forma concéntrica, igual que en la construcción del neolítico, se ubica una confortable sala de reuniones tapizada íntegramente en color negro.

Se utiliza también el local como espacio expositivo, en él se muestran las piezas de mobiliario desarrolladas teniendo como protagonista la piedra natural.

El tercer uso del espacio consiste en albergar unas oficinas de la marca.

La iluminación natural está tamizada mediante lucernarios, y la artificial ayuda a interpretar la geometría del local que se dibuja en el techo.

El proyecto continúa con la apertura de espacios con los mismos valores en varias capitales europeas, empezando en este caso frente al edificio modernista del Mercado Colón de Valencia, del arquitecto Demetrio Ribes.