';
FSA_LOGO
PROYECTOS  |  NOTICIAS  |  ESTUDIO  |  CONTACTO
CASA EN BRUSELAS
BRUSELAS, BÉLGICA

El proyecto se encuentra en un cruce de calles, dentro un barrio de baja densidad en la ciudad de Bruselas. La propuesta consiste en realizar una pieza adosada a otra existente, de manera que cada una de ellas tenga su propia identidad y se engarcen formando una unidad en la lectura conjunta. La vivienda existente responde al tipo tradicional de la zona, con ladrillo cara vista oscuro, una cubierta de pizarra y dos plantas de altura.

El respeto al perfil de la casa existente con sus planos a dos aguas fueron dibujando la configuración del proyecto, la solución de cubierta se traslada a los alzados trazando una geometría que caracteriza al conjunto a través de sus aristas. Los materiales de la nueva fachada y la nueva cubierta buscan generar una macla que difumine el limite entre las piezas adosadas, así algunos de los elementos de la construcción parecen invadir la vivienda vecina, como la cubierta de pizarra de la casa existente parece invadir la de la nueva propuesta, o el nuevo garaje, cuyo acceso abraza en tamaño, tono y materialidad al de la vivienda vecina…

El espacio interior de la vivienda se articula mediante la posición centrada de la escalera. En la planta baja el garaje se adosa a la pared medianera, mientras que la banda de servicios, en la que se encuentra la cocina, se adosa a la fachada ciega, dejando un espacio pasante entre la calle y el jardín. En la planta superior la banda de servicios se dispone de forma perpendicular a la planta inferior de manera que confiere mayor intimidad a las habitaciones, las cuales se cierran a la fachada de la calle y se abren a la parte privada de la parcela, un jardín cuyos limites se desdibujan mediante la vegetación. Esta configuración interior responde a una interpretación del tipo existente y busca dar una respuesta a la forma de vivir de sus habitantes.

CASA EN BRUSELAS
BRUSELAS, BÉLGICA

El proyecto se encuentra en un cruce de calles, dentro un barrio de baja densidad en la ciudad de Bruselas. La propuesta consiste en realizar una pieza adosada a otra existente, de manera que cada una de ellas tenga su propia identidad y se engarcen formando una unidad en la lectura conjunta. La vivienda existente responde al tipo tradicional de la zona, con ladrillo cara vista oscuro, una cubierta de pizarra y dos plantas de altura.

El respeto al perfil de la casa existente con sus planos a dos aguas fueron dibujando la configuración del proyecto, la solución de cubierta se traslada a los alzados trazando una geometría que caracteriza al conjunto a través de sus aristas. Los materiales de la nueva fachada y la nueva cubierta buscan generar una macla que difumine el limite entre las piezas adosadas, así algunos de los elementos de la construcción parecen invadir la vivienda vecina, como la cubierta de pizarra de la casa existente parece invadir la de la nueva propuesta, o el nuevo garaje, cuyo acceso abraza en tamaño, tono y materialidad al de la vivienda vecina…

El espacio interior de la vivienda se articula mediante la posición centrada de la escalera. En la planta baja el garaje se adosa a la pared medianera, mientras que la banda de servicios, en la que se encuentra la cocina, se adosa a la fachada ciega, dejando un espacio pasante entre la calle y el jardín. En la planta superior la banda de servicios se dispone de forma perpendicular a la planta inferior de manera que confiere mayor intimidad a las habitaciones, las cuales se cierran a la fachada de la calle y se abren a la parte privada de la parcela, un jardín cuyos limites se desdibujan mediante la vegetación. Esta configuración interior responde a una interpretación del tipo existente y busca dar una respuesta a la forma de vivir de sus habitantes.