';
FSA_LOGO
PROYECTOS  |  NOTICIAS  |  ESTUDIO  |  CONTACTO
CASA DE LAS ARISTAS
CAUDETE, VALENCIA

Innumerables historias confluyen en la biografía de un solar, situado en una población que ha mantenido su carácter sencillo y su escala original, en el que sus moradores habitan tras cultivar los campos de vid.

El trazado de las calles, el desnivel, las servidumbres… configuran la planta de un solar irregular. El proyecto se dibuja de forma natural a través de paralelas y perpendiculares a las calles, que mediante las dos aristas fragmentan el volumen para controlar su escala.

Desde la calle vieja aparece una única planta que recuerda al antiguo cobertizo. Desde la calle poniente, esta geometría sirve de fondo de perspectiva y permite la continuidad, a través de la escalera, de este punto de inflexión en el trazado de la calle.

El volumen busca una lectura dinámica, la sombra arrojada por las aristas modifica su aspecto dependiendo del paso del tiempo, de las estaciones, tan relevantes en las poblaciones que viven de la agricultura. La casa pretende ser respetuosa con las arquitecturas del entorno, sin recurrir al camuflaje mimético, presentando la tradición constructiva de los muros de carga con pequeños huecos y acabados en cal blanca, de una forma innovada.

En el acceso natural desde la vereda se sitúa el garaje y las dependencias anexas. La escalera adosada a la medianera, se transforma en un espacio de lectura iluminado cenitalmente que ayuda a distribuir la zona de noche en la última planta.

La zona de día se muestra pasante, en el nivel intermedio, desde la calle vieja hacia el paisaje.

CASA DE LAS ARISTAS
CAUDETE, VALENCIA

Innumerables historias confluyen en la biografía de un solar, situado en una población que ha mantenido su carácter sencillo y su escala original, en el que sus moradores habitan tras cultivar los campos de vid.

El trazado de las calles, el desnivel, las servidumbres… configuran la planta de un solar irregular. El proyecto se dibuja de forma natural a través de paralelas y perpendiculares a las calles, que mediante las dos aristas fragmentan el volumen para controlar su escala. Desde la calle vieja aparece una única planta que recuerda al antiguo cobertizo. Desde la calle poniente, esta geometría sirve de fondo de perspectiva y permite la continuidad, a través de la escalera, de este punto de inflexión en el trazado de la calle.

El volumen busca una lectura dinámica, la sombra arrojada por las aristas modifica su aspecto dependiendo del paso del tiempo, de las estaciones, tan relevantes en las poblaciones que viven de la agricultura. La casa pretende ser respetuosa con las arquitecturas del entorno, sin recurrir al camuflaje mimético, presentando la tradición constructiva de los muros de carga con pequeños huecos y acabados en cal blanca, de una forma innovada.

En el acceso natural desde la vereda se sitúa el garaje y las dependencias anexas. La escalera adosada a la medianera, se transforma en un espacio de lectura iluminado cenitalmente que ayuda a distribuir la zona de noche en la última planta.

La zona de día se muestra pasante, en el nivel intermedio, desde la calle vieja hacia el paisaje.